El Legado de Hugo Chávez

Por Carlos Bauza - Marzo 05, 2013

La muerte de Hugo Chávez fue como su vida, una opera bufa basada en el cuento, en las promesas y en el futuro que nunca llego, o que mejor dicho, nunca construyó mas allá de sus delirios a pesar de haber tenido los recursos económicos más abundantes en toda la historia de Venezuela. Su obra más importantes fue haber creado legiones y legiones de nuevas generaciones de pobres a los cuales se les inculco que el pedir, el robar y el mendigar resultaba mejor que producir cualquier cosa. Que estudiar o prepararse era perder el tiempo y que la culpa de todos sus males era de aquellos que si se superaron y que si alcanzaron la calidad de vida que al final todos estamos obligados a conseguir para nosotros mismos y para nuestras familias. Un pesado y desafortunado legado que a pesar de su muerte perdurará por muchísimas generaciones futuras que deberán luchar contra este nuevo hombre revolucionario capaz de romper toda norma, toda ley, toda ética a cambio del DAME y que será a su vez el responsable de retrasar que la democracia junto al imperio de la ley se impongan como forma de vida nuevamente en Venezuela.

 

Ese veneno que escupió Hugo Chávez durante infinitas horas en infinitas cadenas de radio y televisión durante 14 años de gobierno dieron frutos y lograron germinar en la mente de muchos que hoy no estarán dispuestos a cambiar su imperio del DAME por un trabajo digno y mucho menos por un nivel intelectual, profesional o académico que los saque de ese oscurantismo donde él los metió. La viveza criolla, el oportunismo, el tírame algo, el ponme donde hay, el resuelve ante todo estará vigente por décadas convirtiendo en el lastre mas pesado de las jóvenes democracias que luchen por imponerse sobre tanta barbarie. Porque eso si creo Hugo Chávez por cantidad. La barbarie, el oscurantismo, la descalificación, la grosería, el insulto y por ende la anarquía y el caos en que convirtió a Venezuela y que no fue mas que una proyección de su vida y su muerte porque él vivió en el caos, en la oscuridad pero también murió en ella, sin pena y sin gloria alguna mas allá de los que algunos de sus seguidores épicamente le quieren adjudicar gratuitamente.

 

Cuando las nuevas generaciones son peores que las anteriores es imposible reorientar al país hacia adelante y menos a corto plazo y esto es algo que pareciera no estar presente en la mente de los candidatos opositores. Es la involución del hombre, un salto atrás en su proceso evolutivo, un experimento colectivo que destruyó a la sociedad pujante que alguna vez conocimos y la convirtió en pordioseros del estado. Este detalle será el detonante que haga que el chavismo sin Chávez perdure en el tiempo y al final se imponga porque a este tipo de personas no les importa quien es el líder, quien es el próximo presidente, quien es el próximo caudillo. Mientras les sigan regalando cosas o haciéndoles creer que se las están regalando, seguirán votando por ellos sin importar nada al punto de perversión de no importarles que se pierda la república o que sea entregada en bandeja de plata a los hermanos Castro. Este tipo de gente no tiene ideología, religión, ética, moral y por ende respeto por nada ni por nadie. Mientras le tiren migajas ellos estarán ahí. Eso si, el que ose quitárselas pagara hasta con su vida el haberlo hecho.

 

Hoy vemos como el chavismo se convierte en religión, en secta, en oscurantismo basado en la magia negra, la brujería, la santería importada de Cuba y que se impone como modelo cuasi religioso que domina como verdad verdadera sobre la ignorancia. Altares del chavismo basados en lo mas oscuro del ser humano se reproducen masivamente por todo el país mientras el gobierno usa la religión para manipular a sus seguidores en un país otrora católico pero que hoy se arrodilla ante una imagen mal retocada en Photoshop de Hugo Chávez mientras le prende una vela y le reza una oración que algún otro seguidor o el mismo gobierno invento. Un culto esotérico que se le enseña al los niños de la casa y que pasarán de generación en generación mientras la imagen del difunto Hugo Chávez se convierte en su Dios. Una manipulación colectiva del “yo religioso” llevado a cabo por los diferentes regímenes totalitarios existentes en la historia de la humanidad llenas del culto a la personalidad y que en algún momento pensamos no se repetiría en la historia, pero si se repitió, si ocurrió y por ironías de la vida en un país impensable por ser rico en sus recursos y en sus ingresos. Pero la mano del destino lo alcanzo para convertirlo en el santuario fallido del Socialismo del Siglo XXI.

 

Hoy el chavismo ensalza a Hugo Chávez como el libertador del siglo XXI, como el adalid de los pueblos, el nuevo Mesías,  dándole cualidades épicas solo existentes en la mitología griega. Un espejismo que tratan desesperadamente de transformar en la realidad que a su vez germina en la ignorancia del pueblo que gobernó y que se aferra a una foto, a un crucifijo a una oración sin saber que están siendo utilizados de forma perversa por el régimen cubano con el único fin de convertirlos en mendigos del estado como ellos bien convirtieron a sus conciudadanos. Es por todo esto que hoy o mañana cuando se realicen las nuevas elecciones presidenciales ganará Nicolas Maduro con amplia mayoría de votos porque será visto como el que continuara con el imperio del DAME sin pudor alguno. “Mientras me den, yo voto por él”, parecieran decir los pobres y no tan pobres que negocian contratos millonarios o han construido la nueva burguesía chavista a costa de su cercanía con la revolución. Es un cóctel de pobres y ricos que viven a costa del estado y que de no ser por eso, ni siquiera habrían existido en una sociedad moderna y civilizada donde el trabajo, la disciplina y la educación es el único camino seguro al éxito. Y si a este escenario le sumamos un Consejo Nacional Electoral controlado por el chavismo y por el castrismo de forma directa, obscena y sin pudor alguno la posibilidad de éxito de la oposición es menos que ninguna.

 

No existe precedentes en la historia de la humanidad que muestre un régimen que haya insultado, maldecido, ofendido, vilipendiado, descalificado y amedrentado una y otra vez en cadena de radio y televisión, día tras día como lo ha hecho el gobierno de Hugo Chávez. Cientos de miles de horas de radio y televisión nacional dedicado a golpear el autoestima del venezolano al punto de reducirlo a su más mínima expresión donde el derecho humano, la institucionalidad, el imperio de la ley y el estado de derecho desaparecieron para dar paso al dedo acusador del líder que todo lo alcanza y cuando lo alcanza lo destruye una y otra vez. A diferencia de Cuba en Venezuela no existieron pelotones de fusilamiento, pero si existió una delincuencia financiada, auspiciada y sobretodo premiada con la absoluta impunidad que asesinó a cientos de miles de compatriotas. Mas de 21 mil solamente en el 2012, cifra que se repitió en el 2011 y así sucesivamente hasta los inicios de los catorce largos años de gobierno. En un país donde la cifra de jóvenes asesinados anualmente, unos 16.549 según las ONG, es superior al número de jóvenes que se gradúan cada año en las diferentes casas de estudio.

 

 

 

 

 

Venezuela hoy es un país donde en promedio 600 presos son asesinados en sus propias celdas mientras el ministro para asuntos penitenciarios Iris Varela se regodea en cada masacre que año tras año enluta a cientos de hogares venezolanos al ver con horror como las cárceles del país están repletas de armas de guerra, explosivos, municiones y todo tipo de pertrechos que algunas veces supera al perteneciente a los cuerpos de seguridad del estado. Sin embargo el premio a esos pranes, nombre que se les da a los líderes delincuentes apresados, es la libertad a la que se le suma borrar por entero sus expedientes para que salgan a las calles sin limitación alguna a cometer sus fechorías que llevan a Venezuela a contar con un 97% de impunidad según los organismos internacionales de justicia y las ONG que hacen seguimiento a estos casos. Cárcel que es tomada violentamente por el gobierno es desalojada y cerrada incrementando el nivel de hacinamiento en las pocas que quedan hasta que el horror que se vive en ellas estalla nuevamente repitiendo el ciclo de muerte año tras año.

 

Las cárceles son el reflejo de la sociedad, sin embargo en Venezuela parecieran ser las morgues el reflejo de la sociedad y en especial del estado represor que utiliza a los delincuentes como su brazo ejecutor literalmente dicho. Asesinando a diestra y siniestra a 72 personas por cada 100 mil habitantes lo que nos convierte en el país más violento del mundo con menos de 30 millones de habitantes. Para que tengan una idea, México con todo y su problema de narcotráfico, tiene 15 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Honduras con sus  Maras 60.0, Colombia 39, Estados Unidos 5.3, España con todo y su crisis 0,9, Japón 0.5, Irán 2.9, Chile 8.2 entre muchos otros según la oficina de las Naciones Unidas “UNODC. International Statistics no Crime and Justice, 2009, 2010, 2011, 2012. ¿Casualidad o terrorismo de estado?. En los regímenes totalitarios no existen las casualidades sino las política de estado como estas para mantener controlado a los ciudadanos.  Y para colmo de males, desde que los cubanos han llegado por miles al país los cementerios ahora resultan profanados y sus tumbas abiertas para robarse los huesos y los cadáveres de los difuntos para sus hechicerías y ritos de magia negra en un cuento de horror o carnicería humana llamada Socialismo del Siglo XXI.

 

Si el CNE esta controlado por los Castro, si la mayoría de los venezolanos prefieren el DAME antes que un empleo digno, entonces cómo será posible derrotar toda esta realidad y ganar las próximas elecciones presidenciales. Creo que más que difícil sería utópico pensar que será posible. Si a esto añadimos el querer algunos lanzar a Henrique Capriles nuevamente como candidato presidencial a pesar de que él convalido al CNE como transparente e incapaz de fraude alguno a pesar de saber y estar consciente que es todo lo contrario. Pues las posibilidades son nulas y cualquier proceso electoral que se lleve a cabo lo perderemos una y otra vez pues son simplemente una fachada, un montaje que le da el barniz democrático que el gobierno necesita. Una realidad auspiciada también por líderes opositores que pertenecen a ese imperio del DAME y que han visto crecer sus fortunas a cambio de hacer parecer lo que no es y alargar y alargar la estadía del gobierno hasta que se pueda para luego, en caso de algún cambio, quedar como los buenos de la película o por lo menos no perder sus cuotas de poder por años negociadas tras bambalinas con el chavismo. El gobierno venezolano está catalogado entre los más corruptos del mundo y en ese gobierno hay tanto chavismo como oposición.

 

Donde está entonces la Venezuela posible, todo indica que en Weston, Doral o Pembroke Pines. Aunque también en Europa, Asia y en la lejana Australia y medio este. Hoy el venezolano de bien se fue, emigró, por necesidad, por seguridad, por lo que sea, pero se fue dejando al país desnudo de talento, de mano de obra calificada y de profesionales capaces de sacar al país adelante. Por qué lo hicieron, porque no podían sacrificar sus vidas o la de sus seres queridos esperando que los que viven del gobierno entiendan que esa no es la forma, la manera o el propósito de sus vidas. La Venezuela posible pareciera entonces ya no estar en las tierras venezolanas sino en tierras lejanas que han dado la bienvenida al venezolano de bien, al que trabajo, al que estudia y se supera por mérito propio y que hace del imperio de la ley su forma de vida basada en las oportunidades que la nueva sociedad que lo acoge le permite. Este quizás sea uno de los legados mas tristes dejados por Hugo Chávez más allá del odio, de la división y de los miles de cadáveres que hoy desbordan las morgues del país. El que su gente valiosa se fue, ya no esta, repitiendo la historia de todos los regímenes opresores hasta llegar como ejemplo a Cuba, donde una balsa lanzada al mar repletos de tiburones es vista como la salvación o el camino de libertad para los que quedaron atrás y hoy se dan cuenta que se les fue la vida en un intento. Porque la vida es tan corta como un aliento cuando no se sabe vivir.

 

No hay nada positivo en el legado de Hugo Chávez, ni en su vida, ni en su muerte alargada durante meses mientras su cuerpo mendigaba que lo dejarán ir en paz para viajar a donde sus delirios lo llevaron en alguna oportunidad, solo que esta vez no será al lado de Bolívar ni de los inmortales que tanto quiso usurpar. Hoy lo estarán esperando muchas de sus víctimas, seguramente precedidos por Franklin Brito que lo escoltará hasta el purgatorio donde quedará  atrapado por siempre mientras se cierra la puerta tras de si para nunca más dejar salir al horror que significaron para un país entero 14 años de largo martirio, sufrimiento, dolor y muerte de un ser oscuro llamado Hugo Rafael Chávez Frías que en una fresca tarde de invierno se fue dejando el legado más triste que ser humano pueda dejar para una nación y para cualquier ser humano. Todo lo demás son cuentos de camino, son historias contadas por sus seguidores y que continuarán sembrando de piedras el alargo camino que aun debe recorrer Venezuela para poner fin a este oscuro periodo de su historia llamado Socialismo del siglo XXI. Que cosas...

 

 

“Todo lo demás son cuentos de camino, son historias contadas por sus seguidores y que continuarán sembrando de piedras el alargo camino que aun debe recorrer Venezuela para poner fin a este oscuro periodo de su historia llamado Socialismo del siglo XXI. Que cosas...”

 

déjame tus comentarios, Carlos Bauza

blog comments powered by Disqus

 

Copyright © 2014 - Desde mi pantalla un blog de Carlos Bauza  - All rights reserved

Designed and Developed by www.ebauza.com